Reflexiones Cristianas

jueves, 9 de junio de 2011

¿CUALES SON TUS PRIORIDADES?

 
 
Según el diccionario, una prioridad es algo a lo cual damos preeminencia, asignándole cierto grado de importancia.

La mayoría de los hombres no ha llegado a definir cuáles deben ser sus prioridades. Entre los que si lo han hecho, son pocos los que realmente viven de acuerdo con ellas. Podemos escoger cualquier día de la semana, para observar la variedad de prioridades que los hombres establecen para su vida.

DETERMINANDO LO IMPORTANTE.
Todos queremos tener la certeza de que estamos en la voluntad de Dios y saber que nos está bendiciendo. Pero nos hemos preguntado ¿qué es lo verdaderamente importante para Dios? La respuesta pondrá en evidencia lo que debieran ser nuestras prioridades. Tratemos de enfocarnos en estas preguntas para descubrir cuáles son las prioridades de Dios.

Tratemos de enfocarnos en estas preguntas para descubrir cuáles son las prioridades de Dios.
- ¿Qué es lo que Dios quiere que yo sea y que haga?
- ¿Cómo quiere Dios que use mi tiempo y mi dinero?
- ¿Cuáles son los rasgos de carácter y de comportamiento que Dios quiere para mi persona?
- ¿Cuáles son las relaciones y las tareas que Dios quiere que enfatice?

La verdad es que al leer las escrituras descubrimos que Dios quiere que vivamos según prioridades bíblicas, para que seamos cristianos bíblicos. Debemos examinarnos a nosotros mismos y preguntarnos si nuestro sistema de valores están orientados a los principios de vida que nos enseña Jesucristo.

LA VERDADERA PRIORIDAD
Una pregunta: “Maestro, ¿cuál es el gran mandamiento de la ley?”
Una respuesta: “Amarás al Señor tu Dios con todo tu corazón, y con toda tu alma, y con toda tu mente” (Mateo 22:36-37).
Si podemos comprender este mandamiento en toda su plenitud y absorbemos su importancia, si saturamos nuestra mente con la Palabra de Dios, y entregamos TODO NUESTRO SER a amarle, entonces experimentaremos ese gozo sobrenatural que solo tienen los hijos de Dios.
LO MAS IMPORTANTE ES AMARLE A EL!
Conocer a Dios es amarlo. La persona que puede entender que el Padre anhela tener una relación personal, se sentirá maravillado de ver como Dios ha tomado la iniciativa.
Cómo la experiencia que tuvo el hijo pródigo, cuando andrajoso y casi sin fuerzas físicas para llegar de regreso a su hogar, levanto sus ojos y vio a su padre corriendo hacia el con los brazos abiertos.

MOSTRANDOLE QUE LE AMAMOS

Nos preguntábamos en la reflexión anterior: ¿Cómo podemos demostrar nuestro amor a Dios? Según las mismas palabras de Jesús, la manera mas práctica de hacerlo es obedeciéndole.

Leía hace muy poco algo que me hizo reflexionar. Si ustéd y yo supiéramos que nos quedan solo veinticuatro horas de vida, ¿qué es lo que nos gustaria decierles a nuestros seres queridos? Sin duda querriamos hacerles conocer nuestros mas preciados tesoros, los secretos mas guardados y los mas importantes pensamientos.

Y esto nos lleva a los capítulos 13 al 17 de Juan, donde recomiendo leamos detenidamente antes de continuar, los comentarios de Jesús a sus discípulos durante sus últimas veinticuatro horas, entre ellos, antes que fuese traicionado.

Por ello representan algunas de sus reflexiones más importantes.
En Juan 14:15 dice: “Si me amáis, guardad mis mandamientos”. En el versículo 21: “El que tiene mis mandamientos, y los guarda, ése es el que me ama”. Y en el 23: “El que me ama, mi palabra guardará”. Obedecerlo es amarlo.







No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada